Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Fotos y videos de niños durmiendo, jugando mientras están vestidos con ropa interior, tropezando en un parque, vomitando o llorando en medio de un berrinche son publicadas a diario por muchísimos padres en las redes sociales. Si bien es probable que el pequeño no lo descubra porque aún no es usuario de estas plataformas, lo cierto es que puede acceder a ellas en cuanto crezca, o enterarse al momento porque otra persona se lo comenta.

Qué es el Over-sharenting

Como explica el Lic. Patricio López Salazar, profesor investigador de la Licenciatura en Psicología de la Fundación UADE y terapeuta, mientras que el sharenting (palabra que surge de combinar share, compartir, y parenting, crianza), consiste en buscar consejos y compartir experiencias sobre la maternidad o paternidad, “el over-sharenting consta de compartir demasiada información, saturar a los demás con una cantidad excesiva de imágenes y videos, o publicar contenidos vergonzantes e incluso riesgosos o por lo menos cuestionables para la privacidad y el bienestar de sus hijos”.

“La publicación en redes sociales de contenidos relacionados con los hijos no tiene por qué ser vergonzosa, porque ningún padre querría hacer algo así. Pero se convierte en vergonzoso probablemente cuando el niño toma el mando de su identidad digital. Esto sucede habitualmente en la prepubertad, es decir entre los 9 y 11, que es cuando la mayoría de los chicos abre sus cuentas en redes sociales. En esta etapa, los chicos están formando su propia identidad y su comportamiento está totalmente en función de la aceptación de sus pares”, explica Mariela Reiman, directora de Chicos.net, una organización civil sin fines de lucro que trabaja para mejorar la calidad de vida de niños, niñas y adolescentes.

En definitiva, desde muy corta edad los chicos están sobreexpuestos en las redes sociales de sus padres en las situaciones más insólitas y que, como se sabe, esta información continua disponible a través del paso del tiempo. Por eso es importante que los padres piensen qué sentirá el niño el día que acceda a este tipo de contenido ya que, como dice López Salazar, “el gran problema es que muchos adultos no son conscientes de que están potencialmente exponiendo a sus hijos a la burla de miles o millones de personas, porque ¿qué sucede si esa foto luego se trasforma en un meme o si el video se viraliza y es el objeto de burla de todo internet? Este es el lado oscuro del sharenting, con el agravante de que el niño luego va a crecer y algún día va a preguntarle al padre o madre ¿por qué subiste eso a la web?”…

Fuente: Eme de Mujer Venezuela.

Si quieres seguir este artículo, puedes ingresar en este link que fue revisado por Mischiquiticos.com en Noviembre de 2017: ve.emedemujer.com/hogar/ser-padres/over-sharenting-padres-no-respetan-hijos/

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.