Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

La crianza es una labor demandante. Los padres, madres y cuidadores requieren recursos cognitivos, tales como conocimiento sobre desarrollo infantil, prácticas de estimulación temprana y disciplina para poder entender las necesidades y capacidades de los niños y niñas en diferentes etapas del desarrollo. Adicionalmente, requieren recursos emocionales, incluida una buena salud mental, para así poder autorregularse y responder adecuadamente (y sin impulsividad o violencia) a los retos de la crianza y los comportamientos de los niños y niñas.

Lamentablemente, los confinamientos, el cierre de los centros de educación inicial, la pérdida de trabajo y la inseguridad económica causada por la pandemia han erosionado la salud emocional y mental de millones de personas y han impedido el contacto de las familias con profesionales de la salud y educación que brindan apoyos relacionados con la crianza. Tanto UNICEF como la academia advierten que estos cambios han incrementado niveles de estrés y vulnerabilidad en los hogares, los cuales puede detonar más casos de violencia contra los niños y niñas. De hecho, un estudio reciente estimó que la problemática causada por el COVID-19 podría generar un incremento de más del 40% en la violencia al interior del hogar contra la primera infancia.

5 “erres” para prevenir la violencia

En este contexto, diseñamos con UNICEF América Latina y el Caribe un paquete de herramientas que busca promover el cuidado cariñoso y sensible y prevenir la violencia contra la primera infancia. Para lograr estos objetivos, el paquete de herramientas cuenta con material para trabajar con las familias sobre contención emocional y técnicas de manejo del estrés e incluye apoyos para cada etapa del desarrollo infantil temprano y orientación para la identificación de factores de riesgo y necesidades de las familias.

La orientación sugerida en el paquete de herramientas se fundamenta en la idea de apoyar cinco “recursos” o “habilidades” que garantizan un cuidado cariñoso y sensible, mediante algo que hemos llamado las 5Rs de la crianza positiva y efectiva. Los componentes que buscamos apoyar son:

(1) Regular las emociones propias

(2) Reconocer cómo aprenden y qué emociones experimentan los niños y niñas en cada etapa del desarrollo

(3) Recordar métodos de disciplina positiva y efectiva

(4) Responder adecuadamente a los comportamientos y necesidades de los niños y niñas y

(5) Reforzar día a día el autocuidado y el cuidado cariñoso y sensible.

Si deseas seguir leyendo este artículo, puedes hacerlo en el link blogs.iadb.org/desarrollo-infantil/es/herramientas-prevenir-la-violencia-contra-los-ninos-covid-19/  Mischiquiticos.com revisó este artículo en el mes de abril de 2021.

Autores: por

Fuente de contenido: Blog Primeros Pasos BID

Fuente de imagen: Canvas.com

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.