Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Ha pasado tanto tiempo de aquél artículo que escribí  “De mi pieza a su pieza”, http://apegoseguro.com/2011/11/11/de-regreso-de-su-pieza-a-mi-pieza-hablemos-de-colecho/ para ser exacta más de 2 años.

Como puse en el primer artículo el principio fue fantástico, no tuve ningún problema, mi hija disfrutaba estar en su pieza, además pasaba la noche desde el primer mes de vida por lo que no fue pesado ni traumático. Hasta que llegó la angustia de separación, o angustia del octavo mes, ella quería primero que la acompañáramos al dormir, después  que durmiéramos con ella en su cuna, algunas noches pedía dormir en mi cama conmigo y marido. La verdad es que siempre la respetamos, cuando nos pedía dormir con nosotros era porque tenía la necesidad de estar con sus padres y porqué negárselo, además no era todas la noches. Otras veces tenía la rutina de escuchar música, masajes míos y que mi marido se sentara al lado de ella hasta que se quedara dormida, otras veces nos llamaba en mitad de la noche para que la fuéramos a buscar y llevarla a nuestra cama, nunca lloró al despertar en mitad de la noche ya que estaba convencida que siempre iríamos con ella sólo con llamarnos una vez.

La verdad que todo era bastante tranquilo, donde la mayor parte del tiempo ella se veía disfrutando su cama. Hasta que quedé embarazada, periodo que además coincidió con un cambio de casa que para mi hija también significó pasarla de cuna a cama. Ella comenzó a pasarse a nuestra cama con más frecuencia, siendo su peak desde que nació su hermano. Comienza todas las noches durmiendo en su cama con la rutina de siempre, música y acompañada por su padre hasta que se queda dormida feliz y tranquila, hasta que llega a nuestra cama en mitad de la noche o al amanecer, o simplemente llega a buscar a uno de sus padres para acompañarla a dormir.

Con mi marido hemos entendido que este es un proceso transitorio y parte de su desarrollo infantil, entendemos que su mente de niña ve que estamos todos en una misma pieza, menos ella, donde también quiere ser parte, ¿y por qué no?, si es lógico, es la única que está fuera.

Es importante como matrimonio tener ciertos puntos comunes en la crianza de los hijos, ya que esta causa podría ser tremendamente conflictiva en la relación de pareja. Sin embargo, cuando ambos padres son capaces de empatizar por lo que está viviendo su hijo sin exigirle como adulto, intentando conectarse con ese niño que fuimos, uno es capaz de ser un padre respetuoso de la esencia del niño y tomarlo en cuenta como persona. Es importante que entendamos los miedos por los que puede estar pasando nuestro hijo: temor al abandono, a ser reemplazado por el otro hermano, a ser excluido, incluso a la oscuridad (suerte que no es el caso de mi hija).

La verdad para mí el colecho, acto en donde padres duermen en la misma cama que sus hijos (en el  mismo lecho), antes de ser madre y psicóloga de apego me parecía mal, en el sentido que veía una falta de preocupación de los padres hacia al niño, consideraba un acto de “mala crianza”. La vida, los estudios y el conectarme con mi hija me hizo ser capaz de entender que es una petición de amor “mamá no quiero estar sola, te necesito”. Gracias a Dios con mi marido pensamos igual, tal es así que cuando estaba embarazada y ella dormía con nosotros nos reíamos pensando en el futuro imaginándonos los 4 juntos en la cama. En mi caso particular el colecho es sólo al amanecer, la mayor parte del tiempo, pero lo que no implica que si mi hijo pequeño quiera dormir con nosotros, o quizás sea feliz en su pieza también toda la noche, la verdad el tiempo lo dirá y cada hijo es un mundo nuevo.

El colecho, como cualquier estilo de crianza, tiene sus seguidores y también sus detractores, lo importante es que los padres que lo practiquen deben sentirse seguros de esta elección. Aún así es posible ir alternando, todo va a depender de las necesidades del niño y de los padres en un momento particular de la vida familiar. Ahora bien lo peor es sentirse culpable, dejarlo llorar una noche con el método Estivill (libro duérmete niño), luego para la próxima noche llevarlo a la cama, e improvisar constantemente. Es muy importante como padres ponerse de acuerdo y seguir un patrón común de modo de no ir en un ensayo y error con distintos estilos de crianza cada noche.

Los beneficios que se conocen del colecho van desde que favorece la lactancia materna en la noche, donde la madre es capaz de alimentar a su hijo, casi sin despertarse teniendo como beneficio para madre despertar mas descansada, además favorecería el descanso del niño ya que disminuiría o acortaría los despertares nocturnos del bebe regulando el sueño del bebe.

Pero también se conocen algunos riesgos asociados al colecho, como riesgo de asfixia tanto debido a la ropa de cama o a movimientos involuntarios de los padres que puedan quedar sobre el niño. Por ello es necesario tomar ciertas precauciones: demarcar el lugar donde está el niño con cojines u otro elemento; no tomar psicofármacos que alteren el estado de conciencia o alcohol previo a acostarse, de modo de estar alertas toda la noche; no fumar antes ni durante en la habitación, ya que además de los perjuicios propios del cigarro, este aumenta la posibilidad de muerte súbita.

La decisión está en sus manos, lo importante es que consideren las distintas alternativas y se guíen por sus instintos, pensando en los sentimientos de sus hijos y la armonía familiar. Y entonces ¿han hecho colecho con sus hijos? ¿qué opinan al respecto?

Este artículo fue consultado en Marzo 2013 en la dirección http://apegoseguro.com/2011/11/11/de-regreso-de-su-pieza-a-mi-pieza-hablemos-de-colecho/

Artículo cedido por Lic. María Paz Aguilera Oportus.

Fuente: María Paz Aguilera Oportus es Chilena madre de dos hermosos bebés y Psicóloga Clínica de la Universidad Diego Portales, Diplomada en Apego e Intervención Temprana en Salud Mental Universidad del Desarrollo. Manejo de Lactancia y Crianza, Psicoeducación y Entrenamiento Parental. Instructora Certificada de Taller de Apego y Masaje Infantil Shantala, entre los innumerables cursos y formación que cuenta.

Si quieres mucha más información valiosa sobre éste y otros temas de la crianza con Apego Seguro, te invito a conocer su página  http://www.apegoseguro.com/

Puedes contactarle a su correo mariapaz@apegoseguro.comhttp://apegoseguro.blogspot.com/ también en su Facebook Fanpage: Psicología en Apego y Terapias Psicológicas o en su Twiter: @apegoseguro

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.